Para combatir la infección por SARS-CoV-2, las inmunizaciones inyectadas pueden ser sustituidas o potenciadas por las vacunas intranasales; una alternativa que ya desarrollan especialistas de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), liderados por la Dra. Rocío Alejandra Ruiz Manzano, posdoctorante en el Laboratorio de Investigación en Inmunología y Vacunas (Linvas) de la Facultad de Ciencias Naturales (FCN) de la Institución.

En entrevista, la experta mencionó que la aplicación intranasal está registrando un boom a nivel internacional y que, de hecho, ya hay vacunas contra Covid-19 siendo probadas por esta vía, lo que tiene mucho sentido considerando que este virus se transmite de forma aérea.

“Lo que nosotros buscamos es que el sistema inmune respiratorio esté preparado para responder contra el virus de la manera más rápida posible. Al administrar la vacuna por esta vía entrenamos al sistema inmune local. Evaluamos la posibilidad de usar diferentes adyuvantes, los cuales son compuestos que facilitan este entrenamiento inmune, y diseñamos un método para administrar buscando que la vacuna permanezca el mayor tiempo posible en vías respiratorias superiores y que alcance vías respiratorias inferiores”, explicó.

Los trabajos de este desarrollo universitario comenzaron a inicios de 2022 y sus pruebas están realizándose en ratones de la cepa C57BL/6, en el Bioterio del Instituto de Neurobiología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) bajo condiciones especiales que evitan su contaminación o que respiren otro agente infeccioso.

“Por el momento vamos a evaluar la producción de anticuerpos locales en el tracto nasotraqueal y a un nivel inferior, es decir, a nivel broncoalveolar, así como la respuesta celular pulmonar y sistémica. Buscamos que la vacuna estimule una respuesta local, que active el sistema inmune y genere anticuerpos sistémicos para que el virus pueda ser neutralizado, sin importar su vía de entrada”, señaló.

La Dra. Ruiz Manzano añadió que este trabajo tiene como base la Quivax 17.4 de la UAQ y en los ensayos se están probando diferentes concentraciones de la vacuna para saber cuál es la ideal y detectar la producción de anticuerpos específicos en todo el tracto respiratorio superior e inferior. Anticipó que en 30 o 45 días podrían obtenerse los resultados preliminares de este ejercicio.

La investigadora advirtió que, si bien su desarrollo se da en un contexto en el que ha reinado la vacuna inyectada, la intranasal puede sustituirla o, bien, potenciarla.

“La ventaja de la vacuna intranasal es que estimula una respuesta local justo en el lugar donde entra el virus, entonces, esta respuesta estaría lista para neutralizar la entrada del virus, disminuir la probabilidad de que este pueda llegar a vías respiratorias inferiores y que pueda afectar de manera mucho más severa. Además, esta administración no es dolorosa y, hasta donde hemos detectado, no produce las reacciones adversas asociadas a la vacuna inyectada”, detalló.

Ruiz Manzano finalizó enfatizando que si se logra crear una memoria sistémica a través de la vía intranasal se podría tener una respuesta local más rápida de anticuerpos.

foto: UAQ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like

El domingo no te pierdas la “Luna de Sangre”

El próximo 15 de mayo se presentará un eclipse total de Luna,…

El museo de ciencias de la UAQ ofrece taller de arqueología y curso de robótica para niños

Conocimos el museo de Ciencias de la UAQ Ximhai, donde además de…

Descubren en Australia la planta más grande del mundo: cubre 180 kilómetros cuadrados

Científicos de la Universidad de Australia Occidental hicieron el hallazgo de la…